La habilitación del agua de surgente fue un gran acierto. Muchas personas se acercan diariamente para extraer agua de excelente calidad que utilizan para el consumo personal.

Este uso permanente generó la necesidad de reacondicionar el espacio para darle continuidad a las buenas condiciones en que se brinda este servicio a la población. Por eso, se realizaron obras de mantenimiento como pintura, recambio de rejillas, acondicionamiento de bancos.